post

Alhambra Nievas cuelga el silbato

Tras el ultimo mundial de rugby a 7 celebrado en San Francisco el pasado mes de julio, dónde arbitró el partido por la medalla de bronce entre Estados Unidos y Australia, nuestra compañera cuelga el silbato.

Alhambra empezó en el mundo del arbitraje en 2006, tras su paso como jugadora en la selección nacional y sin hacer apenas ruido, poco a poco se hizo hueco entre los mejores del mundo del rugby. Desde su ascenso a categoría nacional en el 2010, no ha parado de crecer y progresar, ya que en pocos años logró subir al panel de DHA e Internacional.

El curriculum de Alhambra esta lleno de éxitos tanto en ámbito nacional como en internacional. En el ámbito estatal destacan las Finales de Liga en la División de Honor Masculina (2015 y 2018) y Femenina (2016), las Finales de la Copa S.M. el Rey (2014 y 2017) y la Final de Supercopa de España (2013). Internacionalmente se puede decir que ha sido el árbitro del comité nacional con más protagonismo de la historia, siendo la primera mujer en superar la cifra de 100 partidos dirigidos en las Series Mundiales de Rugby a 7 y sumando 33 Test Match en modalidad 15, destacando su participación en cuatro Copas del Mundo: dos de Rugby XV (Francia 2014 e Irlanda 2017) y dos de Rugby a 7 (Rusia 2013 y EEUU 2018).

El momento más importante de su carrera se materializó en 2016. Alhambra dirigió la primera Final de rugby a 7 en los Juegos Olímpicos que se disputó en Rio de Janeiro, hecho que le aupó al nombramiento por la World Rugby, junto a su compañero Rasta Rasivhenge, como Mejor Arbitro del Mundo del 2016, tras estar nominada también en 2015. También fue la primera mujer en participar en un Test Match Tier 2 como asistente (USA -Tonga) y como principal en competición oficial (Rugby Europe: Finlandia – Noruega)

Sin a penas hacer ruido, tras 12 años de carrera arbitral, deja el arbitraje profesional para afrontar nuevos retos. Desde el CNA queremos felicitar a Alhambra Nievas por su brillante y exitosa carrera, así como darle las gracias por la visibilidad que ha dado al colectivo arbitral y desearle lo mejor para sus futuros retos profesionales, que seguirán ligados al desarrollo del arbitraje mundial.